jueves, 1 de julio de 2010

Me fui...

Ayer temblores, y en días anteriores trabajo, tensiones, desvelos, dibujos, planos, encierro, correcciones, aguaceros, comidas en la Roma, ponencias, aburrirme, esperar... todo esto me ha pasado en orden inverso, lo ultimo decente que no suena a queja fue el hacer la imagen de mi header y dibujos a medias de algunas musas que solicitan atención... eso, pero ya hace un buen rato.

Hoy en el pesero mire a un tipo de esos que llaman la atención: aspecto descuidado, cabello largo casi como el mio, con cola de caballo. Peculiar observar que alguien dibuje en un pesero. Mirarle sacar hojas de una mochila y comenzar a rayar sobre ellas me provoco curiosidad, tanto así que en algún momento casi me sentí obligado a preguntarle que dibujaba. Curiosidad natural. Luego la empatia y todo valió madres. A mi no me gusta que me molesten, ni que me pregunten que dibujo. Así reprimí las ganas. Las putas ganas. Y luego la lluvia que se lleva todo menos lo que debiera. Ya ni tengo fe en la lluvia y creo que nunca la tuve. Cuestión de tiempo darme cuenta de que solo me gusta el olor que desprende cuando choca en el suelo

Junio se me fue, el año se me va, aunque inicio lento, pero siempre al llegar el mes de julio el año vale madres. Meses de dudas y tonterías, cosas que me agobian que por si solas y para alguien mas no tienen mayor sentido. Y yo que me agobio solo, como siempre. Manera de escapar de lo cotidiano cuando me aburre, por que me aburro de todo.

A propósito de junio y mayo, de lluvias y cotidianidades: Mamá Grande solía decir cuando yo tenia entre 8-10 años que con el primer estruendo de los relámpagos en junio debía brincar para así poder crecer mas... Siempre que me lo dijo lo hice. Hoy me cuesta tanto brincar, algo me hace falta

2 comentarios :

Nad Leiruc dijo...

para poder brincar hay que dejar de comer tortas, de cualquier tipo.

Anamnetik dijo...

Creí que me hacia falta algo, pero ahora veo que algo me sobra...