jueves, 19 de junio de 2014

Ya son casi dos meses de mirar otras manos pensando que son las mías, y es que se parecen tanto.